El Español (21 de mayo de 2021)

Con frecuencia, los partidos que aspiran a gobernar, pero pierden unas elecciones, quedan noqueados, sin saber muy bien por dónde les llegaron los golpes. Esta confusión temporal les resta un tiempo valioso de recuperación, que el rival aprovecha para lograr una distancia aún mayor. Si está usted pensando en que con esto me refiero al PSOE de las últimas elecciones madrileñas, se equivoca. Aunque suene extraño, me refiero al PP.

El PP dejó el Gobierno de España tras la moción de censura de 2018 y desde entonces sufrió una debacle electoral en las elecciones de abril de 2019 y una recuperación parcial en las de noviembre de ese mismo año.

Cómo hacer para recuperar el poder es algo que no ha quedado muy claro hasta este mes de mayo, cuando Pablo Casado y su equipo han interpretado la victoria de Isabel Díaz Ayuso en Madrid como el preludio de un éxito nacional que casi se puede tocar con los dedos. Según este razonamiento, tanto si hay elecciones anticipadas como si se agota la legislatura, el desenlace será el mismo: un aumento del apoyo electoral al PP, que se espera sea suficiente para llevarlo al gobierno.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s